[Arte] [Ocio] [Informática] [Bacatá] [Macondo] [Tercero_azul] [Physis] [Estrategia] Share/Save/Bookmark Subscribe

lunes, septiembre 14, 2009

Promesa para las reuniones familiares.

Esta es una promesa escrita.

No vuelvo a hablar de política, pero si usaré esas conversaciones para poder llegar a la claridad de una visión sobre la realidad, no hablaré de lo que comúnmente conocemos como política pero si hablaré del mejor curso que debe adoptar la voluntad para generar evolución en mi y en mi patria. Aquel que intente sembrar polarización ó confusión en los otros por lo que leyó en el menticiero (mentiras+noticiero) que se prepare a discutir a un contrapunteo ultra argumentado, nunca entraré a usar mi fuerza física, nunca!, pero si toda la fuerza mental que la vida me provea, me esforzaré por mantener la calma, por escuchar agudamente y sobre todo nunca trataré de agredir a alguien cuando me quede sin argumentos filosóficos, al contrario, le amaré, le agradeceré, aprenderé, pero mientras no me convenza con contundente coherencia, con trascendental convicción, con integral visión de la realidad, que se aliste a la mas fiera batalla que le hayan propuesto en las arenas discursivas, ojalá este bien documentado, ojalá sea mas fuerte que yo y me ilumine en un conocimiento que en última instancia de lo que habla es de la vida y de los caminos que puede tomar.

Nunca defenderé a un político, nisiquiera me esforzaré en defender sus ideas, defenderé el trasfondo de las ideas que propone asi que seguramente no defienda nisiquiera a un partido y sorpresivamente los ataque a todos, no con la cómoda posición del inepto criticón que nada le gusta y nada le importa, sino con la dificil tarea de buscar una propuesta innovadora, re-evolucionaria, múltiplemente rentable. Seguramente defienda los principios que un Filósofo como Sócrates defendía. Atacaré a todas esas ideas que creen que este sistema de toma de decisiones es la correcta, o que nos favorece y eso es algo que va mas allá de las tendencias políticas conservadoras, liberales, libertarias o autoritarias de una nación; entablaré un metadiálogo con la mayor altura posible, conservando mi calma pero sin olvidar la convicción que profeso por lo que pienso.


Atacar significa contraargumentar compasiva pero agudamente algo.

Si encontrara un Uribista polarizado le atacaré sus ideas sin compasión, si encontrara un izquierdista polarizado le atacaré sus ideas sin compasión. Si fuera tan dificil extinguir la polarización le convencería de que los buenos somos nosotros, los que trabajamos y estudiamos honestamente, los malos son los políticos honestos que no encuentran la formula para hacer realidad sus políticas, los malos son los políticos deshonestos que ni les interesa hacer realidad sus promesas de campaña. Los buenos definitivamente somos nosotros, los que estudiamos y trabajamos honestamente. Si encontrara una persona que puede ver la política sin polaridades extremas le daré mis ovaciones y todo lo que se encuentre en mi para que le transmita esa visión desapasionada a todos los que ama, pero no hablaré de política como usualmente se habla.

No voy a permitir divisiones con las personas que mas quiero. Puedo tolerar a una persona pero no voy a tolerar las ideas que siembran la discordia en los corazones de otro con chismes, de encontrarme con alguien que quiera hacerlo que se aliste. Ojalá se haya leido a Nicolás Maquiavelo, ojalá haya por lo menos ojeado el Capital, ojalá que haya leido a Adam Smith, ojalá sepa de Goebbels y Hittler, ojalá sepa mucho de historia colombiana y si lo leyó hace mucho tiempo, que no se le haya olvidado, que sea fresco, que tampoco se le haya refundido lo que sus padres y sus abuelos tuvieron que hacer para que nosotros nos encontremos en este punto, y en caso de que le falte un poco de algo de todos los anteriores, ojalá que sepa argumentar con verdades y no con las tan fácilmente identificables escaramuzas de escape; ojalá diga mas de lo que hay consignado en los libros, o en últimas, ojalá que sepa escuchar y sobre todo evaluar, yo por mi parte y mediante esta promesa escrita, lo haré lo mas fielmente posible cada vez que tenga la oportunidad. Lo haré intentando sembrar paz en los corazones y regalarle a mis semejantes lo que entiendo por claridad y por las razones para perfeccionar la inteligencia, para mirar la política en terminos materiales, fácticos y lógicos y sobre todo a desconfiar de los mentirosos medios de comunicación empeñados en fortalecer una polarización que por el bien de todos ha de ser radicalmente extirpada.

No vuelvo a hablar de política, preferiría hablar de la naturaleza del corazón o de los misterios de la mente, preferiría hablar de la maravilla de estar vivo, de los sueños posibles, de todo aquello que es productivo y que genera satisfacción para un ser humano, del amor que se profesa por aquellos que te han visto crecer y que saben quien eres.

1 comentarios:

Irwin dijo...

Tiene mucho sentido compañero, antes yo era dizque militante de un partido de tendencia social alternativa, y que paso? muchos dirigentes se comportaban como uribestias. Esto es muy decepcionante. Ahora me interesa hablar de un mundo mejor sin tener un partido definido, creo que la educación en tecnologias alternativas,políticas y sociales, es la solución. De manera pues que en el país tratar de cambiar estos paradigmas en muy difícil teniendo en cuenta el abandono de los gobiernos en cuanto a investigación, creo que somos los últimos en desarrollo tecnológico en américa latina. Otra causalidad el apego tecnológico, somos consumidores, no creadores. Una opción seria masificar el GNU-Linux sea cual sea su distribución, para que la gente empiece a crear imaginarios colectivos, y haga de el algo cotidiano. Esa seria la estrategia, pensar en GNU-Linux para personas Geek es un error. Asi que el camino es de trabajar en políticas de TICs diferentes, ojala que en un futuro próximo estas cosas se mejoren para bien del pais.

y Un homenaje al vacío















Publicaciones y análisis:

 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.